viernes, 21 de enero de 2011

Desde la oscuridad, no estás solo

Cuando la tristeza te invade, debes de saber que no estás solo, nadie debe estarlo o por lo menos debería, si sientes que el vacío te invade, comparteló. Las penas compartidas a veces son menos penas.

-Abrazame-

La noche es tan larga sin ti,
la espera es agonía,  es morir.
Me invade ese vacío oscuro de nuevo,
como un agujero negro, me come pedazo por pedazo,
me roba cada parte de mi ser, de mi conciencia y libertad ...

O quizás estés ahí,
te imagino aquí a mi lado,
sentado, contemplando tan cerca...
O quizá sea una loca que habla con las estrellas,
la oscuridad acecha y no queda luz.

Tengo frío, abrazame, dime que hoy esas sombras no volverán, que no hay más fantasmas debajo de la cama, que no hay nada más en mi alma que tu. 


 

1 comentario:

  1. NO hay fantasmas de la cama, pero si nos avisan, mejor...

    ResponderEliminar